Mantenimiento

¿Cómo (bien) mantener su bicicleta eléctrica?

La bicicleta eléctrica es una inversión, así que es mejor rentabilizarla. ¿Cómo? Utilizándola lo más inteligentemente posible, pero también manteniéndolo durante mucho tiempo. Aquí están nuestros consejos y trucos para mantener su bicicleta eléctrica como debe ser.

Una guía paso a paso para el mantenimiento básico y las reparaciones comunes de bicicletas eléctricas.

La base: limpiar tu bicicleta eléctrica

No hace falta decirlo, pero es mejor decirlo: una bicicleta bien cuidada es en primer lugar una bicicleta limpia. Aunque tengas la mejor bicicleta eléctrica, con electrónica, una bicicleta eléctrica teme la suciedad pero también las filtraciones de agua (¡no, una bicicleta eléctrica no es resistente al agua!). En otras palabras, no se permite que la suciedad se acumule, pero no se limpia de cualquier manera. Entonces, ¿cómo se hace?

  • Por supuesto, quédate con el cuadro. Por una parte, porque el resultado es rápidamente visible (¡y halaga la mirada!), por otra, porque lustrarlo incita naturalmente a rozar los elementos anexos.
  • Entre ellos, los frenos. La grasa y el polvo que se estancan allí se descompondrán y, en el mejor de los casos, reducirán el mordiente del freno. En el peor, acentuar su deterioro (desgaste, óxido, etc.)
  • Último elemento sensible: la batería. ¡Gracias a ella se pueden tragar los kilómetros, entonces se la miman! Tenga cuidado de no dejar que el agua fluya dentro, lo que podría dañar los componentes.

Para evitarlo, te doy tres consejos, o más bien, tres recetas milagrosas que no encontrarás en ningún otro lugar:

1. ¡Nada de Kärcher! Una buena limpieza a alta presión, libera y desabrocha, sin duda, pero rodamientos, conexiones o sellos pueden sufrir.

2. Agua, jabón y un cepillo de cerdas largas. Sí, es un poco receta de la abuela, pero ¿por qué complicar cuando eficiencia rima con simplicidad?

3. No descuidar la etapa de secado. Un paño suave es suficiente, incluso una pequeña toalla, que eventualmente podrás guardar sobre ti cuando ruedes.

Un ejemplo de limpieza completa de una bicicleta de montaña eléctrica

Mantenimiento y seguimiento mecánico rigurosos

“El que va lejos guarda su montura.» ¿Pasado de moda, mi adagio? ¡Quizás! Pero se comprueba perfectamente en una bicicleta de asistencia eléctrica.

Una bicicleta eléctrica, sobre todo porque es más pesada que un modelo convencional, requiere un mantenimiento más regular y profundo. Cadenas, casetes y patines en particular se desgastan más rápido que en una bicicleta sin motor. Un elemento que se desgasta puede provocar un deterioro prematuro de otro componente.

¡Pero eso no es todo! Una mecánica bien aceitada contribuye a mejorar la autonomía. Lógico: un neumático desinflado o una cadena que frote «disparará» más a la batería. ¿Moralidad? ¡Mantén los ojos abiertos y presta atención a tu fiel corcel mecánico!

Una pequeña lista de comprobación en tres pasos.

1. Se controlarán: 

  • Los frenos: eficiencia, desgaste de los patines, estado de las mangueras
  • Neumáticos: desgaste, presencia de cuerpos extraños, presión (indicada en el flanco)
  • Transmisión: cadena, bandeja y piñones, cambio de velocidades

2. Se lubrica: 

  • La cadena
  • El descarrilador
  • Los frenos
  • Mangueras (de frenos y cadena)

¿Conoces el mejor aceite para engrasar estos elementos? ¡El aceite de codo, por supuesto! Pero el detergente líquido también es muy eficaz.

3. Se aprieta

  • El manillar
  • Las ruedas
  • La horca

Una revisión antes del invierno te asegurará que vas a estar a salvo a pesar de las duras condiciones climáticas. Si no has conducido, es necesario realizar una revisión en primavera para volver a la carretera en paz.

Ejemplo de ajuste de los frenos de una bicicleta eléctrica

Puedes confiar esta tarea a un técnico autorizado. Éste podrá realizar un diagnóstico agudo, actualizar el sistema electrónico, efectuar un diagnóstico en caso de código de error que aparezca en la pantalla, todo ello siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Batería de bicicleta eléctrica: cuidado y mantenimiento

Ah, la batería… el nervio de la guerra, como te explicamos en nuestro artículo, ¿cuáles son las mejores baterías de bicicleta eléctrica?

El estado de esta pequeña caja depende de la duración de sus paseos… así como las emociones que permanecerán. En general, el apagón no trae grandes recuerdos. A menos, por supuesto, que estés en un coche con tu conquista y consigas que este momento sea simpático, travieso(a). Pero el truco del apagón ha envejecido, ya no funciona tanto y, sobre todo, resulta incómodo con una bicicleta. Moralidad: ¡una batería se mantiene!

¿Cómo (bien) cuidar tu batería?

Ten cuidado de almacenarla:

  • A temperatura ambiente
  • A mitad de carga: se recomienda un estado de carga entre 40 y 60%
  • Sobre un soporte seco (desterrar la hierba húmeda o la tierra, incluso para una parada de unos minutos)
  • Idealmente, en una funda

Recargar la batería implica un cierto cuidado:

  • Deja que se enfríe antes de colocarla en el cargador (o al revés, déjala volver a temperatura ambiente en días fríos)
  • Realiza al menos 2 cargas/descargas completas al año
  • No la dejes siempre enchufada
  • Utiliza el cargador original

Por último, privilegia el principio de precaución. Si la batería ha recibido un golpe o se ha caído, si parece deformada, si detectas signos de debilidad o si parece calentarse de manera inusual: consulta a un especialista. Tienes derecho a ser un poco hipocondríaco con tu bicicleta eléctrica.

Cómo sacar el máximo provecho de su bicicleta de asistencia eléctrica una vez en el manillar.

Una conducción flexible

Tu estilo de conducción influye enormemente en la duración de tu bicicleta y batería. Ten esto en cuenta cuando tires de la mecánica en las sesiones deportivas. Por ejemplo, evite comenzar en la bandeja grande porque la cadena y los piñones no lo apreciarán. Al motor tampoco le gustan los arranques de alta potencia. ¡Ve poco a poco!

Para aumentar su autonomía, se pueden aplicar algunos principios de ecoconducta:

  • Interrumpir la asistencia cuando no sea necesaria
  • Reducir su velocidad
  • Aprovechar las bajadas para tomar impulso o favorecer los recorridos planos
  • Sobre todo: ¡anticipar! Al acercarse a un paso peatonal, a una curva o más simplemente a un camino húmedo, es mejor permanecer despierto y «dejarse deslizar.» Sin aceleración y con la mano sobre el freno, para no dejarse sorprender por un peligro o una pérdida de agarre. Está en juego tu seguridad, pero también el ahorro de batería.

Mantenimiento de una bicicleta eléctrica

Conocer a tu propia bicicleta

Cuanto más uses tu bicicleta eléctrica, más conocerás sus fortalezas, debilidades y caprichos. ¡Para saber cómo utilizarlo mejor, escúchalo y míralo! Un viaje recurrente (casa – trabajo por ejemplo) es ideal para «sentir» su bicicleta eléctrica.

¿En qué momento prescindir de la asistencia para llegar a su destino con la mayor cantidad de batería? ¿Sientes más eficiencia con una gran frecuencia de pedaleo o la bicicleta prefiere no ser demasiado brusca? En fin, ¿cuándo y cómo pedalear para sacar el máximo partido? Este tipo de experiencias y comparaciones de un día para otro te permitirá aprovechar mejor la potencia de tu máquina, mientras gestionas con precisión su autonomía.

Prever «planes de recarga»

Montar en bicicleta eléctrica debe seguir siendo un placer. ¡Así que evita el estrés de la avería! Guarda un cargador adicional en el lugar de trabajo o uno que guardes encima. Recarga lo antes posible.

Un pequeño consejo: localiza los lugares de recarga cerca de tus recorridos habituales. Algunas ciudades ofrecen estaciones de recarga. Las estaciones de Bike Energy están empezando a crecer, aunque se encuentran principalmente en zonas de vacaciones o propensas al vélotourismo. En Maine-et-Loire, a lo largo de recorridos en bicicleta como La Loire en bicicleta, existen incluso armarios eléctricos capaces de recargar no menos de cuatro baterías simultáneamente.

Protección contra el robo

Como decía Lao Tseu: «Si de tu bicicleta eléctrica quieres disfrutar mucho tiempo, evita que te la roben.» A menos que un primo lejano del maestro Yoda haya dicho eso, no lo sé. De todos modos, no somos los únicos a los que les gustan las bicicletas eléctricas, también a los ladrones les encantan. Se cuentan al menos 400.000 al año, según el Instituto Federativo de Investigación sobre las Economías y las Sociedades Industriales en un estudio de 2003.

Una vez no es costumbre, hay una solución milagrosa: para no hacer que te tire de tu bicicleta, déjala en el garaje. No te siento muy convencido. Vale, si vas a violar las normas más básicas de precaución, veamos qué podemos hacer para evitar el secuestro de tu bicicleta:

  • Siempre atando su bicicleta eléctrica.

Es un reflejo a adoptar. Un par de segundos es suficiente para comprar su pan, pero también es suficiente para que un sabelotodo se suba a tu moto y se lleve el polvo.

  • Fijarlo correctamente.

Se une a una base fija (típicamente un poste o una farola) y se pasa en el cuadro y en una rueda.

  • Elegir un antirrobo de calidad.

Es mejor optar por un antirrobo en U, más seguro. Confía en las numerosas pruebas antes de poner tu atención en un modelo. No dudes en poner el precio: un antirrobo se rentabiliza desde el primer robo evitado. Te recomiendo nuestra guía de los mejores antirrobo para bicicleta eléctrica.

  • Que te marquen la bicicleta.

El marcado es un tatuaje para tu bicicleta. Un número único, visible, que disuade a un ladrón. Esto permite rastrear a su propietario si se encuentra la bicicleta. Hasta la fecha, el sistema Bicycode es el único dispositivo reconocido por el Estado.

  • Contratar un seguro.

Por unas pocas decenas de euros al año, esto puede garantizarte cierta tranquilidad. Revisa bien las exclusiones y las pequeñas líneas, como con cualquier póliza de seguro.

  • Hacer una copia de las llaves del candado.

O incluso dos: una llave caliente en casa, otra en el trabajo, ¡es una doble seguridad!

Si a pesar de todo tu bicicleta ha sido robada, ¡denuncia! Sin cargos, no hay posibilidad de recuperarla. Según la asociación Vélo Perdu, cada año se encuentran en Francia 100.000 bicicletas, pero cuyo propietario no ha sido identificado. Por lo tanto, vale la pena el esfuerzo, ya que es posible pre-llenar su queja en línea. Una copia de la factura de compra será necesaria, considera conservarla.

Conclusión

Estoy seguro de que tú también tienes tus propios trucos para maximizar el placer y la vida útil de tu máquina. ¡Así que no dudes en compartirlos!

Related posts
Mantenimiento

¿Cómo mantener su bicicleta eléctrica?

Para mantener tu bicicleta eléctrica en perfectas condiciones, no hay secreto: ¡tendrás que pasar por la casilla de limpieza y…
Mantenimiento

Cómo aumentar la autonomía de una bicicleta eléctrica (6 consejos a probar ahora)

¿Quieres sacar el máximo partido a tu bicicleta eléctrica? Aquí comparto mis mejores consejos para ayudarte a aumentar la autonomía…
Mantenimiento

❌ Los problemas más comunes en las bicicletas Moustache (y cómo solucionarlos).

Estás aquí porque tienes una bicicleta eléctrica Moustache, y quizás estás experimentando algunos pequeños contratiempos. No te preocupes, estamos aquí…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *